Sección 2 de la NIIF para las PYMES: elementos de los estados financieros y en sus características

Siguiendo la entrega anterior, ahora nos enfocaremos en los elementos de los estados financieros y en sus características según lo establece la Sección 2 de la NIIF para las PYMES, Conceptos y Principios Generales.

Los estados financieros reflejan los efectos financieros de las transacciones y otros sucesos, agrupándolos en grandes categorías, de acuerdo con sus características económicas. Estas grandes categorías se conocen como los “elementos” de los estados financieros. Los elementos que se relacionan directamente con la medida de la situación financiera, que se muestra en el Estado de situación financiera, son los activos, los pasivos y el patrimonio. Los elementos que se relacionan directamente con la medida del rendimiento, que se muestra en el Estado del resultado integral, son los ingresos y los gastos. Estos últimos se definen en relación con los cambios en los primeros. Por consiguiente, los activos y pasivos constituyen los elementos fundamentales.  

 

Situación financiera 

Es la relación entre los activos, los pasivos y el patrimonio en una fecha concreta, tal como se presenta en el estado de situación financiera. Estos se definen como, los activos, son recursos controlados por la entidad como resultado de sucesos pasados, de los que la entidad espera obtener, en el futuro, beneficios económicos; pasivos son las obligaciones presentes de la entidad, surgidas a raíz de sucesos pasados, al vencimiento de las cuales, y para cancelarlas, la entidad espera desprenderse de recursos que incorporan beneficios económicos y el patrimonio que es la parte residual de los activos de la entidad, una vez deducidos todos sus pasivos. 

La información sobre la naturaleza y cuantía de los recursos económicos y las reclamaciones de una entidad que informa puede ayudar a los usuarios a identificar las virtudes y debilidades financieras de la entidad. Esta información puede ayudar a los usuarios a evaluar la liquidez y la solvencia de la entidad que informa, sus necesidades de financiamiento adicional y la probabilidad con la que obtendrá dicho financiamiento. La información acerca de las prioridades y requerimientos de pago de reclamaciones existentes ayuda a los usuarios a predecir cómo los flujos de efectivo futuros serán objeto de reparto entre los que tengan una reclamación contra la entidad que informa. 

 

Rendimiento 

Es la relación entre los ingresos y los gastos de una entidad durante un periodo sobre el que se informa. El rendimiento financiero, es decir, el resultado integral, se mide como el resultado neto de todos los ingresos y gastos del periodo, los que se determinan en función de todos los cambios producidos en los activos y pasivos durante el periodo (a excepción de los asociados a transacciones de patrimonio). Esta información ofrece un indicador del desempeño de la gerencia en el cumplimiento de sus responsabilidades respecto al uso eficiente y eficaz de los recursos.  

 

Medición de activos, pasivos, ingresos y gastos 

Es el proceso de determinación de los importes monetarios en los que una entidad mide los activos, pasivos, ingresos y gastos en sus estados financieros, involucra la selección de una base de medición y esta NIIF las define. Los habituales son el costo histórico y el valor razonable. El primero en el caso de los activos es el importe de efectivo o equivalentes al efectivo pagado, o el valor razonable de la contraprestación entregada para adquirir el activo en el momento de su adquisición, mientras que para los pasivos, es el importe de lo recibido en efectivo o equivalentes al efectivo o el valor razonable de los activos no monetarios recibidos a cambio de la obligación en el momento en que se incurre en ella. El valor razonable es el importe por el cual puede ser intercambiado un activo, o cancelado un pasivo, entre un comprador y un vendedor interesado y debidamente informado, que realizan una transacción en condiciones de independencia mutua.  

 

Reconocimiento en los estados financieros 

Una entidad reconocerá un activo en el estado de situación financiera cuando sea probable que del mismo se obtengan beneficios económicos futuros para la entidad y, además, el activo tenga un costo o valor que pueda ser medido con fiabilidad. Por otro lado, una entidad reconocerá un pasivo en el estado de situación financiera cuando la entidad tiene una obligación al final del periodo sobre el que se informa como resultado de un suceso pasado, cuando es probable que se requerirá a la entidad en la liquidación, la transferencia de recursos que incorporen beneficios económicos y cuando el importe de la liquidación puede medirse de forma fiable.  

El reconocimiento de los ingresos procede directamente del reconocimiento y la medición de activos y pasivos. Una entidad reconocerá un ingreso en el estado del resultado integral (o en el estado de resultados, si se presenta) cuando haya surgido un incremento en los beneficios económicos futuros, relacionado con un incremento en un activo o un decremento en un pasivo, que pueda medirse con fiabilidad, mientras que reconocerá gastos cuando haya surgido un decremento en los beneficios económicos futuros, relacionado con un decremento en un activo o un incremento en un pasivo que pueda medirse con fiabilidad. 

 

Como último punto expondremos lo que la norma establece como compensación. Una entidad no compensará activos y pasivos o ingresos y gastos a menos que se requiera o permita por esta NIIF e indica que la medición por el neto en el caso de los activos sujetos a correcciones valorativas, por ejemplo, correcciones de valor por obsolescencia en inventarios y correcciones por cuentas por cobrar incobrables, no constituyen compensaciones.