Estado de Flujos de Efectivo – enfoque de la Sección 7 de NIIF para PYMES

Siguiendo las anteriores entregas relacionadas con los Estados que forman parte del conjunto de Estados Financieros que preparan las entidades, veremos algunos aspectos del Estado de flujos de Efectivo de acuerdo con la norma mencionada, la adaptación que se hizo en nuestro país al respecto, y los fundamentos del por qué es necesaria una correcta y adecuada presentación de este.

El objetivo de los estados financieros con propósito de información general de una PYMES es proporcionar información sobre la situación financiera, el rendimiento y los flujos de efectivo de la entidad que sea útil para la toma de decisiones económicas de una gama amplia de usuarios que no están en condiciones de exigir informes a la medida de sus necesidades específicas de información. 

La Sección 3 “Presentación de Estados Financieros” describe los requerimientos generales para la presentación de estados financieros y especifica que el estado de flujos de efectivo debe formar parte de un conjunto completo de estados financieros. La Sección 7 especifica los requerimientos para presentar un estado de flujos de efectivo.

En esta Sección 7 se establece la definición de equivalentes de efectivos, considerados como aquellas inversiones de fácil realización (menores a 3 meses en su conversión a efectivo), sin tener en cuenta los sobregiros bancarios, y que, sumados a las cajas y bancos de una entidad, constituyen el “efectivo y equivalente”. 

Es la variación del “efectivo y equivalente” que dicho estado deberá explicar de acuerdo con como se genera y como se utiliza el mismo, clasificándolos por los tipos de actividades que realiza una entidad: actividades de operación, actividades de inversión y actividades de financiamiento. 

  • Las actividades de operación constituyen los flujos resultantes de las actividades ordinarias de la empresa, y muestra los siguientes ejemplos:

 

◊    Cobros procedentes de ventas de bienes y prestación de servicios.

◊    Cobros procedentes de regalías, comisiones, cuotas y otros ingresos de actividades ordinarias. 

◊    Pagos a proveedores de bienes y servicios.

◊    Pagos a los empleados y por cuenta de ellos.

◊    Pagos o devoluciones del impuesto a las ganancias, a menos que estén relacionadas con las actividades de inversión y financiación.

◊    Cobros y pagos de inversiones, préstamos y contratos, si los mismos están destinados a la negociación.

 

  • Las actividades de inversión constituyen flujos relacionados con adquisición y disposición de activos a largo plazo, y otras inversiones no consideradas como equivalentes de efectivo, y muestra algunos ejemplos como:

 

◊    Pagos y cobros por compra y venta de activo fijo, activos intangibles y otros de largo plazo

◊    Pagos y cobros por adquisición y disposición de instrumentos de patrimonio o de deuda emitidos por otras empresas

◊    Anticipos de efectivo y préstamos a terceros y los cobros relacionados con éstos.

◊    Pagos y cobros procedentes de contratos de futuros, a término, de opciones, y de permutas financieras, siempre y cuando, estos no sean mantenidos para negociar.

 

  • Las actividades de financiación constituyen flujos vinculados con la modificación de los tamaños y composiciones de los capitales aportados y préstamos tomados por la entidad, y muestra ejemplos como:

 

◊    Cobros por la emisión de acciones u otros instrumentos de capital

◊    Pagos a los propietarios por adquirir o rescatar acciones de la sociedad

◊    Cobros procedentes de emisión de obligaciones, préstamos, pagares, bonos, hipotecas y otros préstamos a corto o largo plazo

◊    Reembolsos de los importes de préstamos

◊    Pagos realizados por un arrendatario para reducir la deuda pendiente relacionada con un arrendamiento financiero

En cuanto a los flujos de actividades de financiación y de inversión deberán ser presentadas por separadas en el Estado de Flujos de Efectivo. 

Específicamente para la exposición de los flujos de efectivo proveniente de actividades de operación, la Sección 7 de la NIIF para PYMES, permite a las entidades a exponer las mismas de acuerdo con dos métodos: el método directo y el método indirecto.

El método directo consiste en exponer los flujos de efectivo en términos brutos relacionados con las principales categorías de cobros y pagos que fueron mencionados en los ejemplos anteriores. 

El método indirecto consiste en exponer los flujos de efectivo en términos netos, esto es, ajustando el resultado del ejercicio por: 

◊    Cambios en los inventarios y en los derechos a cobrar y obligaciones por pagar que surgen de las actividades de operaciones, 

◊    Aquellas partidas que no tienen reflejo en los efectivos, conocidas como transacciones de “no fondos”, y aquellas partidas que si tienen reflejo en el resultado del ejercicio, como por ejemplo:

  • Depreciaciones 
  • Provisiones,
  • Impuestos diferidos
  • Ingresos acumulados no cobrados
  • Diferencias de cambio no realizadas 
  • Variación en participaciones de asociadas no distribuidas

◊    Cualesquiera otras partidas cuyos efectos monetarios se relacionen con actividades de inversión o financiación.

En nuestro país y a través del Decreto 408/16 artículo 1, se establece que los emisores de estados financieros de acuerdo al modelo de NIIF para PYMES deberán presentar en forma obligatoria el Estado de Flujos de Efectivo siguiendo un criterio de presentación para los flujos de efectivo procedente de actividades operativas de acuerdo al método indirecto. 

Finalmente, debemos considerar la importancia de una correcta y adecuada presentación de la información relacionada con este Estado, dado que la información acerca de los flujos de efectivo suministra a los usuarios de los estados financieros las bases para evaluar la capacidad que tiene la entidad para generar efectivo y equivalentes al efectivo, así como las necesidades de liquidez que esta tiene. Además, al tomar decisiones económicas sobre la entidad, un usuario debe evaluar la capacidad que la entidad tiene de generar efectivo y equivalentes al efectivo, así como las fechas en que se producen y el grado de certidumbre relativa de su aparición. Permite, además, examinar una relación entre el importe de los flujos y los rendimientos que estos generan; y son de gran utilidad a la hora de comparar los flujos con otras entidades del mismo rubro.