S.A.S desde una óptica fiscal

Desde que se aprobó la Ley de Emprendedurismo No 19.820, y posteriormente su decreto reglamentario No 399/019, hemos leído numerosos artículos sobre este nuevo vehículo societario, los cuales en su mayoría afirman ser más simples a las ya existentes, en cuanto a la creación y funcionamiento (siendo más flexibles que otras sociedades contenidas en la Ley 16.060), pero pocos artículos abarcan el tema de las Sociedades Anónimas Simplificadas (S.A.S) desde un punto de vista fiscal. Es por esto que desarrollaremos una breve reseña de los impuestos implicados en este nuevo tipo societario.

Haciendo una breve lectura de la Ley mencionada particularmente el articulo No 42, el cual citamos textualmente: “A todos los efectos tributarios, incluyendo el gravamen sobre la distribución de utilidades, las sociedades por acciones simplificadas tendrán el mismo tratamiento otorgado a las sociedades personales”, a excepción del tratamiento de la enajenación de acciones que tendrán el mismo tratamiento que una S.A.

Del mismo se desprende el tratamiento tributario que analizaremos a continuación:

 

  • IMPUESTO A LA RENTA

Las S.A.S serán contribuyentes de Impuesto a la Renta de las Actividades Económicas (I.R.A.E) por la totalidad de sus rentas, salvo que estén expresamente exoneradas.

A efectos de determinar qué tipo de renta deberán liquidar y pagar las S.A.S, se deberá de analizar que tipo de actividad desarrollaran. En caso de que no combinan capital y trabajo, serán contribuyentes del Impuesto a la Rentas de Personas Físicas (I.R.P.F), o Impuesto a la Renta de los No Residentes (I.R.N.R) según la residencia de quien realice la actividad, en caso contrario deberán de tributar I.R.A.E (salvo algunas excepciones)

A diferencia de las Sociedades Anónima (S.A.), las S.A.S podrán optar por liquidar el I.R.A.E en forma real o por el régimen ficto, esta opción la tendrán siempre y cuando los ingresos sean inferiores a 4.000.000 UI, la razón de ello es porque las S.A.S son tratadas de forma igual a las sociedades personales. A su vez es importante destacar que a la hora de optar por un régimen o por otro, la empresa deberá considerar si el régimen real no le es más beneficioso al empresario, esto dependerá del monto de los gastos deducibles que puedan descontar de la renta bruta.  

 

  • IMPUESTO AL PATIMONIO 

Aplicando el criterio general de las sociedades personales, entendemos que aquellas S.A.S que al cierre de su ejercicio fiscal posean un patrimonio fiscal neto en Uruguay positivo, estará alcanzada por el mencionado impuesto a la tasa del 1.5%

 

  • IMPUESTO DE CONTROL DE LAS SOCIEDADES ANONIMAS

Dado que la ley establece que serán aplicables las disposiciones tributarias que apliquen a sociedades personales, las SAS no estarán alcanzadas por el I.C.O.S.A.

 

  • IMPUESTO AL VALOR AGREGADO

Las S.A.S tributaran I.V.A dependiendo de la actividad, del tipo de ingresos que obtenga y la operativa que opte por realizar el contribuyente.

 

  • DISTRIBUCION DE UTILIDADES

Como se establece en la Ley, en lo que respecta a la distribución de utilidades tendrán el mismo tratamiento fiscal que las sociedades personales. Esto implica que si la empresa distribuye sus resultados y los ingresos de la sociedad en el ejercicio son menores a 4.000.000 UI, los mencionados resultados distribuidos no estarán gravados por el IRPF o IRNR. No obstante, de superarse el monto anteriormente expuesto, los mismos estarán gravadas a la tasa del 7% hasta la concurrencia de la Renta Neta Fiscal. 

 

  • CONTRIBUCION A LA SEGURIDAD SOCIAL

La Ley en el artículo No 43 establece la forma de tributación de las contribuciones a la seguridad social de este tipo societario, las cuales mencionaremos a continuación: 

  • Si la S.A.S es administrada por un Directorio que perciba remuneraciones, deberán realizar los correspondientes aportes según el régimen general previsto en el artículo 172 de la Ley N.º 16.713, esto implica que el cálculo de los aportes patronales será el mayor entre 30 BFC o la remuneración real percibida por el mismo de forma mensual.
  • Si la SAS es administrada por un Directorio que NO perciba remuneraciones, el cálculo de los aportes patronales será el mayor entre 15 Bases Fictas de Contribuciones (BFC) o el salario máximo pagado por la empresa.

Es clave indicar que los afiliados tendrán la totalidad de derechos emergentes de su inclusión y afiliación al sistema de seguridad social, quedando incorporados al Seguro Nacional de Salud